“No hay necesidad de apagar la luz del prójimo para que la nuestra brille” (BERNARD BARUCH).